Suzuki Motos

Top 5 de Suzuki Motos

Después de poco más de un siglo de existencia, Suzuki motos nos ha dado modelos increíbles de motocicletas, caracterizadas por su performance, durabilidad e innovación. Si aún no has manejado alguna de ellas, estamos seguro que después de esta lista querrás tener un modelo de Suzuki Motos

5. Suzuki RGV250

Si querías pilotar una réplica de carreras de dos tiempos y 250 cc, tenías que elegir entre una Honda NSR250, la Aprilia RS250 o la Suzuki RGV250.

Para muchos, la RGV de Suzuki Motos era la réplica de 250 GP favorita, principalmente por sus salvajes esquemas de color y a su reputación como la badass de la categoría de dos tiempos. Era increíblemente rápida en la pista y, en las manos adecuadas, se paseaba por encima de las deportivas de litro de la época. Lamentablemente para las motos de dos tiempos, el auge de las deportivas de 400cc importadas -más fiables y fáciles de conducir y mantener- acabó con la moda. Y las máquinas de color azul se volvieron más baratas y menos deseables.

Hoy en día esa rareza, y el siempre presente deseo humano de mirar hacia el pasado, significa que estas mismas máquinas están cambiando de manos por sumas de dinero impresionantes.

4. Suzuki RG500 Gamma

Continuando con el tema de los dos tiempos, tenemos a la madre de las primeras motos de carreras de GP, la RG500. Esta motocicleta es la prima cercana de las Suzuki de 500cc de GP que ganaron los títulos mundiales de 1981 y 1982, era ligera, rápida y sin concesiones; utilizaba elementos como válvulas de disco, carburadores planos y un cigüeñal doble para producir 95 CV.

Con su ADN de competición, la dinámica del motor de una moto de carreras era muy escasa en cuanto a potencia y par motor por debajo de las 5.000 rpm. Sin embargo, una vez en el punto óptimo, la RG500 ofrecía una aceleración que pocas motos de la época podían igualar.

3. Suzuki GSX-R1100

En un intento por hacerle competencia a la todopoderosa FireBlade de Honda, Suzuki intentó utilizar un mazo para romper la inmensa barrera de Honda. En un intento de aumentar la potencia, la gran Gixxer se refrigeraba por agua en lugar de por aceite y aire, y la moto se disparó a más de 250 kg.

Se podría pensar que por todo eso la GSX-R1100 generaría mucha negatividad a su alrededor y haría de ella un fracaso en ventas, pero aunque no logró números estelares, su look y aura badass convirtieron a esta moto en una de las favoritas de aquellos que tenían una afición por hacer caballitos y escapar de la policía a gran velocidad

2. Suzuki GSX-R600 SRAD

Con sus faros gemelos escondidos detrás de una cubierta de plexiglás, la GSX-R600 SRAD es, en mi opinión, la superdeportiva de 600 con mejor aspecto de la década de 1990. Con un manejo extremadamente dócil, un motor bueno pero no sorprendente y unos frenos adecuados, la 600 SRAD se convirtió en un éxito entre los distribuidores y los corredores por igual.

1. Suzuki GSX-R1000 K5

Con las dimensiones de una moto superdeportiva de 600 cc, la potencia y el motor casi genelo de una 1000, la GSX-R1000 K5 está considerada como la madre de la gama GSX-R. Era veloz sin dar miedo, con un manejo rápido pero no al límite y, lo mejor de todo, era accesible para pilotos de todos los niveles.

La K5 no sólo sobresalió en las carreteras y en las listas de ventas, sino que también fue un éxito en la pista, con muchos participantes en competiciones y campeonatos de élite mucho después de que el modelo fuera sustituido.

La K5 era tan buena que se dice que BMW la utilizó para desarrollar la primera versión de su moto deportiva S1000RR, utilizando mulas de prueba basadas en la geometría y posición de conducción de la K5.

¿Qué te pareció este top 5, agregarías alguna otra?

También podría interesarte: https://roxyfitnessmexico.com/deportes-extremos/anda-en-moto-y-ahorra-gasolina/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.